=>GLOBAL_HEAD No me dejes detrás
?

Log in

No account? Create an account
No me dejes detrás [entries|friends|calendar]
moody

[ website | Son.risas des.punt.adas ]
[ userinfo | livejournal userinfo ]
[ calendar | livejournal calendar ]

(corre)

La luna es nuestra[4] [24 Nov 2006|09:00pm]
A veces piensa que la luna nunca fue suya, de los tres. Aun que le apena pensarlo, la luna es del cielo, como su luz pertenece al sol.
También piensa que nunca llegaron a encontrarse, la luna brilló en el suelo toda la noche y estaba sola, completamente sola. Nunca supo si los otros dos llegaron a encontrarse esa noche. Ella imagina que si, por que se sintió tan responsable del desastre cuando le reprocharon su ausencia. ¡Pero si fueron ellos los que habían marchado! Él no aparecía, no sabían donde estaba, y ella, la de la luna colgando del cuello, fue a buscarlo. Tal vez hubiese tendió que ir a buscarlos, tal vez debería haberlo hecho. Pero no podía dejarlo todo allí, preparado. Se quedo observando la luna, esperando. No sabía que podía hacer, y ella fue la culpable.

(19 tropezones | corre)

La luna es nuestra [4] [28 Mar 2006|06:56pm]
Tenían miedo. Quedaba poco. Los tres separados. Lejos los unos de los otros. Tan lejos.
¿Dónde estaban? ¿Eh? ¿Por que?
La luna llena encima de ella. En el punto concreto, en el punto perfecto.
No recuerda cuanto tiempo había pasado des de que la otra se había marchado. Solo recuerda que el primer aviso ya había pasado.
-La luna es nuestra – lloraba ella encima de la colina. Temblaba. Se desesperaba, no venían. Mil hipótesis pasaban por su cabeza, mil. Ya no sentía la mano caliente. La mano que ella le había cogido y le había prometido que no soltaría.
¿Y si le había pasado algo? ¿Y si…?

Él corría y lloraba de rabia:
- ¡¿Donde estáis?! ¡¿Dónde coño estáis?! ¡¿Dónde?!
No podía evitarlo, no las encontraba. No estaban. Lejos. Tan lejos las sentía. Ellas.
Todos sus momentos pasaron por su cabeza. Todos los que de alguna manera u otra habían sido especiales a su lado. Paro en seco, suspiró y miró fijamente a la luna llena y grande. La luna que era suya.

Un colgante brillaba en el suelo. En forma de luna. Al lado estaba ella, la tercera componente, la más fuerte y firme. El pilar de los otros dos. Estaba sentada encima de una roca, pero no lloraba. Tenía la cabeza gacha.
¿Qué diantre le pasaba? ¿Por qué ya no le buscaba?
El colgante le había caído, al agacharse a recogerlo había visto como la luna estaba más grande que nunca, y que la primera estrella fugaz ya había pasado. Espiralenado.
Decidió dejar de pensar y recoger el colgante. Se lo colocó y lo ató fuerte, muy fuerte.
No debía caerle más. Nunca más.
Se puso firme. Sonrió. Quiso gritar algo, pero las palabras no le salieron.
Así que opto por sentarse de nuevo en esa roca y esperar.

Los tres estaban lejos. Tenían miedo.

(29 tropezones | corre)

no se por que pero [01 Mar 2006|09:54pm]
despuntada

(48 tropezones | corre)

Fin [28 Feb 2006|04:42pm]
Febrero se termina, y con el este diario.
Y con todo, tu.

(16 tropezones | corre)

La luna es nuestra[3] [09 Feb 2006|06:18pm]
Y parecía que él ya no podía andar más. Esa colina nunca llegaba al fin.
"Queda poco" se decía. Un paso y el fin nunca llegaba.

Mientras tanto, allí arriba en lo alto de la pequeña colina, las dos chicas lo tenían todo preparado.
¿Todo preparado?
¿Una mochila abierta, tres rocas bien colocadas, piruletas, caramelos, y tres gafas de sol era tenerlo todo preparado?
Había otra mochila cerrada, pero llena de momentos y recuerdos de los tres, iluminada por una linterna encima de una roca, al lado donde la de negro estaba sentada. Temblaba.
La otra chica estaba recostada en una de las sillas escribiendo algo en una libreta. Había dos columnas, en una ponía "recuerdos que olvidar" y en la otra "momentos que guardar", pero las listas estaban vacías.
Esperaba y los ojos le brillaban.
El silencio las invadía.
-Esta tardando demasiado. – dijo la del colgante de luna.
-Si... – temblaba de frío la otra.
-Creo que voy a ir en su búsqueda.
-Pero… pronto será la hora…
-Pero sin él no podemos hacer nada.
-No tardes.
La chica se colocó las manos en los bolsillos y marcho a paso rápido hacia el caminito que las había llevado hasta allí.
Se dio la vuelta un momento para asegurarse de que la otra estaría bien, y vio algo que no quería ver.
Algo le bajaba por las mejillas a la encapuchada. No pudo evitarlo, no podía irse.
Así que corrió hacia ella, le seco las lágrimas, le sonrió, le dio un beso y un abrazo, se sentó enfrente de ella y le sujeto fuerte la mano.
-Todo saldrá bien – le dijo – confía en mi, confía en él.
- . . . – suspiró.
-No podemos dejar esto aquí, yo tengo que ir a por él. Tienes que vigilar, solo tu sabes cuando llegará el momento.
-Pero, sin vosotros aquí, el momento no sirve de nada.
-En cuanto lo encuentre regresaremos.
-¿Y si no lo encuentras?
-Lo encontraré, debe de estar en camino. O tal vez se ha perdido y no encuentra por donde seguir.
-Pero no me sueltes la mano.
-¿Estarás bien?
-Si, solo si no me sueltas la mano.
-No te soltaré la mano.
Y echo a correr mientras la miraba de reojo.
La chica sentada no dejo de mirar al horizonte aun cuando ya no se divisaba a la otra chica. Esperaría.
Pronto llegaría la hora.
Lo necesitaban todo.
Él era lo que faltaba.
Lo tenían todo, los recuerdos y los momentos que habían pasado juntas. Los que habían pasado con otras personas. También traían todo lo que quieran borrar. Todo lo que querían dejar atrás.
Pero faltaba él.
Él, sus recuerdos y sus momentos.
No podían hacerlo todo sin él.
-Tengo miedo de que todo salga mal... – murmuró mientras miraba la luna.
Y en ese mismo instante una estrella fugaz que corría, haciendo piruetas, en forma de espiral, dando mil tumbos, pasó por delante de sus ojos, muy cerca de la luna, en un cielo vacío de nubes.
-Espiral…. – susurró.
El primer aviso. El momento estaba cerca.
Y recordó las palabras de ella: “Todo saldrá bien”.
Tenía que salir bien.
La luz de la luna cada vez era mas intensa.
Se acercaba el momento.

(17 tropezones | corre)

La luna es nuestra[2] [06 Feb 2006|12:50pm]
Lo único que podía hacer él era avanzar en la oscuridad.
A paso lento. Con las manos en los bolsillos. En los bolsillos de unos pantalones piratas negros. Encapuchado con una sudadera naranja, color mandarina.
A medida que iba andando se escuchaba el dringar de un cascabel gigante en su muñeca. Y el brillar de los imperdibles con el reflejo de las tenues farolas.
No sabia bien donde iba, pero quería arriesgarse.
Le habían citado a la hora pactada en la colina más alta de aquel lugar.
“Tráelo todo” le habían dicho. Y así lo hizo.
Cargo todo lo necesario en una bolsa roja. Todo.
Nunca olvida su libreta.
“¿Como lo voy a encontrar?” preguntó él al recibir la información.
“La luna te guiara” habían argumentado.
Salio de casa unas horas antes, tenía que encontrar la colina.
Ya la divisaba a lo lejos. Encima de ella, brillaba la luna grande y llena.
Era extraño no divisar ninguna nube en el cielo.
“La luna es nuestra” murmuró para si, “La luna es nuestra”.
Y si, se notaba que era el día perfecto en el momento perfecto y en la hora perfecta.
Ellas tenían razón: “La luna es nuestra”.

(18 tropezones | corre)

La luna es nuestra [1] [05 Feb 2006|10:55pm]
Noche negra. Eterna. La luna grande se muestra en el cielo. Ni una sola nube.
Es la noche perfecta.
Una chica encapuchada con una mochila en la espalda, vestida de negro, aparece en medio de una calle oscura.
Solo alumbra la luna y la luz de una farola parpadeante.
Sus ojos brillan.
Ella anda, a paso rápido.
De repente, se para delante de una casa. Lentamente. Y espera.
Se escucha el cerrar de una puerta. Las llaves.
Es la hora acordada. Es la hora perfecta.
Sale una chica, vestida de rojo. Un collar le brilla. Es una luna.
Ella lleva una bolsa de deporte en la mano. Sonríe.
Se sonríen.
- ¿Lo tienes todo? – dice la chica de negro.
- Todo.
- Entonces ya podemos ir.
Y echan a andar.
En dirección a un gran colina desierta, donde la luna grande y llena brilla encima.

Solo [09 Jan 2006|09:00pm]
Hoy este diario cumple un año

navigation
[ viewing | most recent entries ]